Contactenos

Economia

al 6% este mes y comienza a impactar en el consumo

Después de dos meses de valores superiores al 7%, en abril el número mostraría una desaceleración, pero igualmente será alto. Los economistas ya hablan de un piso de suba de precios este año del 65%

Los precios de los alimentos tuvieron un fuerte impulso en el primer trimestre a partir del alza en los commodities

Tras dos meses con un incremento mensual de precios superior al 7%, afectado por el alza de las commodities producto de la guerra entre Rusia y Ucrania, abril está mostrando una desaceleración, aunque leve. De acuerdo con las proyecciones de las consultoras económicas, este mes los alimentos registrarán un incremento de precios en torno al 6% y la expectativa es que esta tendencia continúe todo el año, a pesar de los intentos oficiales por lanzar medidas que busquen desacoplar los valores locales de los internacionales.

Es el rubro que más inquieta al Gobierno por el impacto que tiene en la pobreza y la indigencia y es lo que buscará atacar con una batería de medidas en permanente evaluación. La ampliación de Precios Cuidados, la canasta de proximidad, el refuerzo de las ferias barriales, la constitución de fideicomisos privados, como el del trigo y el aceite: todas medidas que buscan atenuar el impacto en precios del contexto internacional, pero que son apenas paliativos. Fuentes oficiales aseguraron a Infobae que “se están estudiando fideicomisos para otros rubros como el cárnico y el lácteo” y esperan que los precios comiencen a desacelerar producto de una merma del consumo. En abril, aseguraron desde la Rosada, “debería percibirse un impacto en la demanda a raíz de la alta inflación de marzo”.PUBLICIDAD

“El dato de marzo va a acelerar la remarcación de precios. Para el IPC general, un buen escenario sería que se ubique entre 4,5% y 5%. Hoy el desafío es lograr que sea inferior a eso, que ya de por sí es elevado” (Guido Lorenzo)

“Acá la política económica no tiene mucho espacio para trabajar. Este año se esperaba una inflación mayor que en 2021 por la actualización de tarifas y porque el tipo de cambio dejaría de funcionar como ancla, pero lo que nadie esperaba era el salto del precio de los commodities que se produjo a partir de la guerra”, afirmó el economista Rodrigo Alvarez.

Los datos de consumo masivo de marzo publicados días atrás por la consultora Scentia ya mostraron una desaceleración en el crecimiento, aunque se trató del noveno mes consecutivo con resultado positivo. La variación de las ventas en supermercados y autoservicios del mes pasado versus el mismo mes de 2021 fue de 3,7%, lo que dejó un acumulado de 6,7% en el primer trimestre. Para abril, señaló su director, Osvaldo del Río, “se espera que se profundice esa desaceleración en el consumo, no sólo producto de la inflación sino porque la base de comparación del año pasado comienza a ser un poco mejor”.Los alimentos en marzo subieron 7,2% producto del impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania los commoditiesLos alimentos en marzo subieron 7,2% producto del impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania los commodities

Este impacto en el consumo podría atenuar la suba de precios, pero en las empresas productoras de alimentos advierten que no se descarta que los precios de las commodities vuelvan a pegar otro salto en el segundo semestre. Qué sucederá con la guerra es un escenario incierto, al igual que sus consecuencias. Además, los costos locales siguen en alza, en línea con una inflación que ya se ubica, según las estimaciones privadas, en un piso del 65%.

“La suba de las commodities no es de ahora. Se exacerbó más por la guerra, pero vienen en alza desde la pandemia, por lo que nos preocupa qué puede pasar hacia adelante. Ya está instalado en el gobierno que hay que tomar medidas para lograr el desacople de los precios”, dijo una fuente de una alimenticia.

Respecto de los precios de los alimentos de abril, varias consultoras esperan un alza de entre 5,5% y 6,5% y una cifra cercana al 5% para el índice general. Las fuentes oficiales afirmaron que mirarían con buenos ojos un número de esa magnitud para este mes, pero para que la inflación no llegue al 80%, debería desacelerar en el segundo semestre. “Nuestro relevamiento de las primeras dos semanas de abril nos da una suba en alimentos y bebidas del 2,4% y estamos esperando un mes que, nuevamente, supere el 5%. El dato de marzo va a acelerar la remarcación de precios. Para el IPC general, un buen escenario sería que se ubique entre 4,5% y 5%. Hoy el desafío es lograr que sea inferior a eso, que ya de por sí es elevado”, sostuvo el titular de LCG, Guido Lorenzo.

“Dos factores impactarán sobre la inflación: por un lado, un BCRA que va a buscar proteger más las reservas y es posible que se limiten más las importaciones; y por otro, se espera un ajuste de tarifas. Por eso creo que la inflación este año va a estar por encima del 65%” (Rodrigo Alvarez)

A su vez, para Analytica, la suba de este rubro será de 6%. “La inflación en alimentos muestra una escalada desde diciembre que se profundizó en los dos últimos meses hasta promediar 7,3% mensual. Hay dos efectos claros: en febrero subieron fuertemente algunas frutas y verduras, como por ejemplo la lechuga y el tomate, a raíz de la estacionalidad propia de este tipo de productos. Y en marzo, por la disparada del precio internacional del trigo y el maíz, que impactó a nivel local. El problema es que, más allá de esas causas puntuales, el resto de los alimentos en ambos meses aumentaron a un promedio por encima del 5% mensual”, manifestó el economista de la firma, Claudio Caprarulo. A su vez, sostuvo que proyectan para abril una inflación general cercana al 5% y, hacia adelante, “es difícil proyectar un alza de precios menor al 4%”, por lo que su estimación a diciembre ya se ubica en 65%”.

Para Alvarez, el shock de los precios de los alimentos tenderá a atenuarse en los próximos meses, pero no así la inflación general, que “persistirá en torno al 5% holgado durante este primer semestre, para ubicarse algo por debajo de ese número recién a partir de agosto”, dijo. Según explicó, durante el segundo semestre, “habrá dos factores que impactarán sobre la inflación: por un lado, un BCRA que va a buscar proteger más las reservas y es posible que se limiten más las importaciones; y por otro, se espera un ajuste de tarifas. Por eso creo que la inflación este año va a estar por encima del 65%”.

Continue Reading

Economia

Los aumentos de tarifas que prepara el Gobierno: quiénes son los usuarios que perderán los subsidios por su nivel de ingresos

A la propuesta de segmentación por zonas geográficas para el AMBA se sumará ahora también un criterio de segmentación por capacidad de pago de cada cliente

Entre el 10 y 12 de mayo se van a realizar las audiencias públicas previas a la implementación de los aumentos en las tarifas previstos para junio. Esta vez, luego de varios anuncios, el Gobierno finalmente presentará un esquema de segmentación de tarifas por el cual un 10% de los usuarios —los de mayor capacidad de pago— dejarán de recibir subsidios y comenzarán a pagar el valor pleno del servicio eléctrico.

Según fuentes del Gobierno, a la propuesta de segmentación por zonas geográficas, que fue presentada en febrero y que incluye la quita de subsidios para 13 barrios de la ciudad de Buenos Aires y del AMBA, se sumará ahora también un criterio de segmentación por ingresos.PUBLICIDAD

Los titulares del servicio con alto poder adquisitivo deberán afrontar la tarifa plena de los servicios. Esto incluye a a los usuarios con ingresos de más de $300.000

“Se combinarán las dos propuestas para identificar titulares con alta capacidad de pago que serán alcanzados por la quita de subsidios y al mismo tiempo cuidar especialmente la situación de los hogares de menores ingresos”, explicaron a Infobae.

De esta forma, en las audiencias, se presentará un esquema que unificará el criterio geográfico impulsado por el Entre Regulador de la Electricidad (Enre) y Federico Basualdo—el subsecretario de Energía Eléctrica cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner—, con un modelo de segmentación por ingresos, elaborado por el subsecretario de Planeamiento Energético, Santiago López Osornio, funcionario de confianza del ministro de Economía Martín Guzmán.Para la segmentación se combinarán datos de ubicación geográfica e ingresos Para la segmentación se combinarán datos de ubicación geográfica e ingresos

Según pudo conocer Infobae, la propuesta de la Subsecretaría de Planeamiento Energético se realizó en base a un trabajo articulado con el SINTyS (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social). Y además de usar el criterio geográfico suma variables que se pueden aplicar a usuarios de todo el país.

Los principales puntos del esquema de segmentación son:

– Los usuarios que vivan en los barrios que integran el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) o que por su vulnerabilidad perciban beneficios sociales como la AUH, programa Potenciar o la jubilación mínima accederán a la tarifa social (en estos casos, independientemente del lugar de residencia).

Los usuarios que vivan en los barrios que integran el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) o que por su vulnerabilidad perciban beneficios sociales o la jubilación mínima accederán a la tarifa social

– Los titulares del servicio con alto poder adquisitivo deberán afrontar la tarifa plena de los servicios. Esto incluye a los usuarios con ingresos de más de $300.000 (equivalentes a 3,5 CBT canastas básicas totales), que posean tres o más inmuebles, tres o más vehículos de menos de 5 años de antigüedad o sean propietarios embarcaciones o aeronaves.

“Esta metodología permite identificar al 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago, de manera tal que el 90% de las personas usuarias residenciales perciban una reducción de la tarifa en términos reales con una protección mayor a los segmentos de tarifa social, mejorando la incidencia distributiva de los subsidios y reduciendo el esfuerzo fiscal destinado a los sectores de altos ingresos”, señalaron.Para los usuarios del AMBA que conserven los subsidios el aumento promedio de junio será del 17% para las tarifas de electricidad Para los usuarios del AMBA que conserven los subsidios el aumento promedio de junio será del 17% para las tarifas de electricidad

La propuesta final consistirá en utilizar un criterio geográfico en zonas de muy altos ingresos del AMBA superpuesto a un criterio por ingresos y patrimonio aplicable en todo el país. “En todos los casos, cada persona tendrá la posibilidad de hacer una solicitud de reconsideración si no cuenta con los recursos para afrontar la tarifa con el nivel de subsidios asignado”, aclararon.

El acceso a los datos sobre los ingresos de cada usuario es un tema sensible. Y fue una de las trabas que existían hasta el momento para aplicar la segmentación por ingresos, ya que determinados organismos como la AFIP o el Banco Central no pueden compartir información fiscal o financiera con otros entes del Estado. Otro problema de la segmentación es determinar que el usuario sea efectivamente la persona que vive en el domicilio (pueden ser inquilinos, herederos o familiares con otro nivel de ingresos).

¿Por qué se usarán los dos criterios? Según la información oficial, si solo se utiliza el criterio geográfico, personas con capacidad de pago ubicadas fuera de las zonas geográficas establecidas continuarían recibiendo subsidios sin necesitarlo. Y si se utiliza solo el criterio de ingresos y patrimonio, algunos sectores de altos ingresos “caracterizados por su baja registración de los bienes” podrían continuar recibiendo el subsidio.

El Gobierno consideró que el criterio geográfico no resulta efectivo lejos de los grandes centros urbanos, donde viven personas con alta capacidad de pago y personas con bajos ingresos en la misma zona geográfica

Según explicaron, además, el criterio geográfico es posible de aplicar en ámbitos como el AMBA, con alta densidad poblacional y “relativa homogeneidad socioeconómica agrupada en polígonos”. Pero consideraron que en el resto del país, donde viven personas con alta capacidad de pago y personas con bajos ingresos en la misma zona geográfica en mayor proporción que en los centros urbanos, no resulta efectivo y se incrementan los posibles errores en la asignación de subsidios.

¿Cuánto más pagarán quienes dejen de recibir los subsidios? El porcentaje oficial aun no se dio a conocer, pero el Gobierno ya informó que para el resto de los usuarios (el 90% que mantendrá los subsidios) los aumentos irán en línea con la evolución de los salarios. Luego de la firma del acuerdo con el FMI, se informó que el incremento total en la factura para cada año calendario será equivalente al 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) correspondiente al año anterior.

En el CVS de 2021 fue de 53,4%. Por lo tanto, en función de este esquema, para este año la actualización de las tarifas debería ser de 42,7%. Como ya hubo una actualización tarifaria en marzo pasado, el incremento propuesto para junio será en promedio del 17% para las tarifas de electricidad de los usuarios del AMBA (el porcentaje puede variar según cada categoría de tarifa residencial).

En tanto, para los beneficiarios de la tarifa social, el aumento será igual al equivalente al 40% del CVS del año anterior, un 20,5%. Para los beneficiarios de tarifa social de Edenor y Edesur, la nueva corrección tarifaria para este segmento no superará el 6%.

Los aumentos de tarifas y la quita de los subsidios fueron un tema clave en la negociación con el Fondo Monetario Internacional. Y quedaron en medio de las internas políticas entre el Ministerio de Economía, del que depende la Secretaría de Energía, y funcionarios del Gobierno, entre ellos Federico Basualdo y los interventores del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) y del Enargas, cercanos a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Continue Reading

Economia

Mientras crece el peso de la deuda atada a la inflación, el Gobierno afronta en un mes y medio $1,2 billones de vencimientos en el mercado local

Más del 80% de los títulos en pesos están indexados. El Ministerio de Economía consiguió despejar obligaciones financieras hasta fin de mes, pero deberá cubrir más de $850.000 millones en mayo con bonos CER y vinculados al dólar

La deuda atada a la inflación se encarece en un contexto de índices de precios mensuales más altos, lo que obligó al Gobierno en los últimos días a quitar del menú a los inversores locales bonos a corto plazo indexados. En ese contexto, el Ministerio de Economía afrontará en el próximo mes y medio cerca de 1,5 billones de pesos de vencimientos de deuda en pesos en el mercado local.

La dinámica del endeudamiento en pesos, que se sostiene en buena parte en las colocaciones de títulos atados a la evolución de los precios (índice CER), es un elemento de preocupación para el análisis de la deuda argentina que hizo el Fondo Monetario. El organismo, en el informe que publicó luego de aprobar oficialmente el nuevo programa con la Argentina, advirtió sobre el crecimiento en la relevancia de este tipo de instrumentos en el menú de financiamiento.

El Ministerio de Economía afrontará en el próximo mes y medio cerca de 1,5 billones de pesos de vencimientos de deuda en pesos en el mercado local

Con datos a febrero, la deuda atada a la inflación representaba nada menos que el 82% de los bonos en moneda local emitidos por la Secretaría de Finanzas. Esto es: 7 billones de los 8,5 billones colocados en el mercado local en moneda doméstica están indexados. Los restantes 1,5 billones son letras y bonos a tasa fija.

En ese contexto de mayor peso de ese tipo de endeudamiento -que se encarece por la aceleración de los precios- el Gobierno deberá afrontar en el próximo mes y medio, el vencimiento de poco más de 1,2 billones de pesos ante los inversores en el mercado local. Tras la última licitación de bonos y letras de la semana pasada, le restan a Finanzas cubrir unos $368.000 millones. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), para mayo el calendario completo de exigencias financieras asciende a más de $850.000 millones.El Ministerio de Economía debería ofrecer un aumento de tasas para conseguir financiamiento en el mercado local, consideran analistas privadosEl Ministerio de Economía debería ofrecer un aumento de tasas para conseguir financiamiento en el mercado local, consideran analistas privados

En las próximas dos semanas quedarán $368.000 millones a financiar por parte del Ministerio de Economía. Este lunes se vencerían también 207.000 millones de pesos atados a la inflación, pero en la operación de deuda del martes pasado -en la que Finanzas llevó adelante una conversión de títulos para descomprimir el horizonte de vencimientos- cubrió ese monto y despejó parte de los pagos previstos para fin de mes.

En números: el 29 de abril vencían $135.000 millones en un bono dollar linked. A través de un canje de títulos, el Gobierno reemplazó cerca del 40% de ese vencimiento por una canasta de instrumentos compuesta en un 20% por otro bono vinculado al dólar pero con vencimiento el 29 de abril del año próximo y en un 80% por otro con fecha de finalización el 30 de abril de 2024. La última licitación del mes tendrá lugar el 27 de abril.

Finanzas está tratando de disminuir sus colocaciones atadas a la inflación, dado que la reciente aceleración del CER encarece este tipo de endeudamiento. Sí se ofrecieron instrumentos indexados al CER de largo plazo, los cuales concentraron nuevamente una gran porción de la demanda (63% del valor efectivo adjudicado)”, explicó la consultora Equilibra sobre la última licitación de deuda.

Con datos a febrero, la deuda atada a la inflación representaba nada menos que el 82% de los bonos en moneda local emitidos por la Secretaría de Finanzas. Esto es: 7 billones de los 8,5 billones colocados en el mercado local en moneda doméstica están indexados

“El Tesoro elevó el rendimiento que ofrece por sus Letras a Descuento entre 150 y 300 puntos básicos respecto a la última licitación, pasando de una tasa anual efectiva de 55,1% a 57,3% para el promedio de las LEDEs a julio, agosto y septiembre (Ver Gráfico 1). Esta tasa, aunque elevada, sigue siendo menor a la inflación esperada. A pesar de que las letras indexadas al CER de corto plazo están ofreciendo una TIR negativa en el mercado secundario, siguen resultando atractivas para los inversores como mecanismo de cobertura ante una mayor aceleración de la inflación”, consideró la consultora fundada por el ex director de Anses y ex diputado nacional Diego Bossio.

Para mayo el panorama será más exigente. Habrá vencimientos por unos $855.000 millones, según estimó la OPC. De ese total, los más importantes estarán concentrados en $400.000 millones para un bono atado al tipo de cambio, y otros $267.000 millones para una letra indexada, el 21 y 23 de mayo, respectivamente. El último día del mes Economía debería pagar, si no mediara una refinanciación, casi $160.000 millones de una letra a descuento.

Los análisis privados coinciden en las necesidades mayores de roll over que tendrá Finanzas en los próximos meses, y anticipan alguna suba de tasas en las colocaciones para poder cubrirlas. “El segundo trimestre se presentaba como el más desafiante del año y comenzó con un ratio de roll over menor al de los primeros tres meses. Hacia adelante, quedan alrededor de AR$ 380.000 millones por vencer en abril y $900.000 millones promedio por mes entre mayo y julio. En el total del año restan más de $4,3 billones por rollear. Creemos que el Tesoro volverá a mostrar mejores resultados en las próximas licitaciones, pero para eso deberá apelar a una nueva suba de tasas, más aún si el Central vuelve a elevar el rendimiento de las LELIQs”.Datos oficiales sobre el peso de la deuda atada a la inflación (CER). (Fuente: Secretaría de Finanzas)Datos oficiales sobre el peso de la deuda atada a la inflación (CER). (Fuente: Secretaría de Finanzas)

La OPC, por su parte, consideró que “entre abril y diciembre de 2022 se estiman vencimientos por el equivalente a USD 76.933 millones. La mayoría de los vencimientos corresponden a títulos públicos en moneda nacional, por el equivalente a USD 39.784 millones. También se destacan los pagos de capital e intereses al FMI por aproximadamente USD 14.875 millones”, mencionó en un informe reciente sobre colocación de deuda local.

La relevancia de la deuda indexada formó parte de las conversaciones con el Fondo Monetario. Tal como pubicó Infobae, el Ministerio de Economía aseguró en la letra chica con el organismo que buscará reducir el peso de la deuda indexada a los precios y que intentará diversificar el menú de bonos que ofrece a los inversores del mercado local. Casi el 60% de los vencimientos en pesos de los próximos meses están explicados por este tipo de instrumentos de financiamiento.

Para mayo el panorama será más exigente. Habrá vencimientos por unos $855.000 millones, según estimó la OPC. De ese total, los más importantes estarán concentrados en $400.000 millones para un bono atado al tipo de cambio, y otros $267.000 millones para una letra indexada

“conforme al sendero proyectado de desinflación, tenemos previsto reducir gradualmente el uso de instrumentos vinculados a la inflación, ampliar la cartera de instrumentos de deuda de referencia y extender el perfil de vencimientos”, consideró el memorando de entendimiento con el FMI.

Desde el Gobierno aseguran que el compromiso rubricado ante el FMI no tiene metas en detalle, sino que está explicitado más bien como una declaración de principios. “Es un objetivo de mediano plazo que hay que ir transitando. No hay un límite temporal o cuantitativo como en otras variables, pero sí el compromiso de ir en esa dirección”, aseguraron.

Continue Reading

Economia

Supermercados vs proveedores: el pedido del Gobierno para bajar precios vuelve a tensar la discusión y obliga a repartir costos

Algunas cadenas bajaron precios pero aun deben negociar con las empresas. La renovación de Precios Cuidados y la canasta de proximidad, también sobre la mesa

Tras los aumentos de precios de febrero (4,7%) y de marzo, que el Indec oficializará en los próximos días, el Gobierno volvió a la carga contra las empresas y las culpó, nuevamente, de ser las generadoras de la inflación. Envió listas a los supermercados y a los proveedores con los productos que habían trepado más de 50% interanual y más de 7% el mes pasado y pidió que retrotraigan los valores al 10 de marzo. Las cadenas bajaron algunos precios, pero las empresas enviaron sus justificaciones y aún esperan respuesta de las autoridades. Mientras tanto, avanza la negociación para renovar Precios cuidados hasta julio y la nueva canasta de proximidad. Un combo perfecto que usará el Gobierno para lograr su cometido: que los productos del programa oficial estén lo más contenidos posible.

La renovación de Precios Cuidados está prevista para este jueves, al igual que el lanzamiento de la nueva canasta de 60 productos (de proximidad) destinada a comercializarse en los pequeños comercios, tanto almacenes como autoservicios de todo el país. Pero la discusión todavía no está saldada en ninguno de los dos casos. De todas maneras, son las mismas empresas las que participan en ambos programas, por lo que el cierre de las discusiones se está dando en simultáneo. Para el viernes, ambos deberían estar en funcionamiento, pero el nuevo “Súper cerca” está lejos de estar operativo ni siquiera la semana próxima, plantean los comerciantes.

Feletti planteó a los empresarios que podrán tener una rentabilidad promedio del 30% en los 60 productos de la canasta y disponer de una lista con los precios a los que deberían vender y otra a los que deberían comprar

La reunión de ayer entre representantes del Gobierno, sindicalistas de la CGT y directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA) apenas reconfirmó la creación de esa canasta básica, sin brindar mayores precisiones. “De manera complementaria a las canastas de Precios Cuidados, los representantes gubernamentales informan que se está próximo a establecer una canasta de primera necesidad, integrada por entre 50 y 60 productos, que tengan un precio claro en los diferentes formatos de comercialización, el cual tendrá una amplia difusión. (…) La mencionada lista y su formato de implementación se encontrará finalizado dentro de las próximas 72 horas”, señaló el comunicado posterior al encuentro en el ministerio de Economía.

Se supone que el 8 se lanza la nueva canasta, pero luego tenemos que tener el tiempo de ir a los mayoristas y encontrar los productos para poder venderlos. Y posteriormente ver si funciona. El programa no es obligatorio. El comerciante que lo adopta va a tener la cartelería y la rentabilidad que nos ofrecieron no es mala, por lo que a todos nos puede servir”, manifestó el presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires, Fernando Savore. Según explicó el dirigente, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, les planteó -en la reunión que mantuvieron este lunes- que la idea era que puedan tener una rentabilidad promedio del 30% en los 60 productos de la canasta y que puedan disponer de una lista con los precios a los que deberían vender y otra a los que deberían comprar.El Gobierno prevé lanzar la canasta de proximidad este jueves y les prometió a los comerciantes un margen del 30% promedioEl Gobierno prevé lanzar la canasta de proximidad este jueves y les prometió a los comerciantes un margen del 30% promedio

“El programa está destinado al fracaso”, se sinceró una fuente de una alimenticia líder que participa con dos productos. Y siguió: “¿Cómo hará el Gobierno para controlar que los almaceneros vendan al precio fijado, cuando hay una gran cantidad de comercios en todo el país?”. Por otra parte, algunos de los productos del listado, que el Gobierno distribuyó solo en los medios, no tienen un gran consumo. Es el caso de la mermelada de naranja, por ejemplo.

En el caso de Precios Cuidados, el equipo de Feletti pidió a las empresas la incorporación de más productos, pero hay resistencia por parte del sector privado en función de la fuerte suba de los costos y poca posibilidad de trasladar a los precios del plan. Para esta renovación, las autorizaciones máximas llegan al 3% mensual -9% trimestral-, aunque en algunos casos bajan a 2%, cuando la inflación de los últimos dos meses, y la que también se proyecta para abril, no baja de 5 por ciento.

“El programa está destinado al fracaso”, se sinceró una fuente de una alimenticia líder que participa con dos productos. Y siguió: “¿Cómo hará el Gobierno para controlar que los almaceneros vendan al precio fijado, cuando hay una gran cantidad de comercios en todo el país?”

Como todas las negociaciones se están dando en simultáneo, el Gobierno usa, en algunos casos, los fuertes aumentos de marzo y los pedidos para retrotraerlos como argumento para presionar por un mejor acuerdo de Precios Cuidados. Fuentes de una firma contaron que habían subido 11% el mes pasado y que desde la secretaría los presionaron para que sumen más productos al programa oficial, si no querían verse obligados a retrotraer todos los aumentos. “Cada vez que se viene una renegociación de Precios Cuidados, se vienen con algo porque es la forma que tienen de plantarse”, analizaban ayer en una empresa.

En cuanto a los pedidos para retrotraer precios a marzo, hasta ahora sólo avanzaron con algunos productos las cadenas de supermercados. En el caso de los proveedores, que también recibieron sus respectivas listas con los productos que habían tenido subas “desmedidas”, según el Gobierno, enviaron sus argumentos y justificaciones y están a la espera de una devolución oficial. Sin embargo, como el Gobierno ya negoció con el canal comercial dar marcha atrás con algunos incrementos, lo que sucederá a partir de ahora es una dura negociación entre las cadenas y los proveedores para discutir cómo se reparte ese costo. Fuentes del supermercadismo dijeron a este medio que algunas empresas ya suavizaron los aumentos, por ejemplo, prorrateando en algunos meses las subas que habían enviado para ser aplicadas de una sola vez, en marzo.

Continue Reading

Trending

Tel.: 0800-777-7492 | info@andresitoya.com.ar | Comandante Andresito | Misiones | Argentina | Copyright ©2019 Todos los Derechos Reservados